Pages Navigation Menu

Clínica Veterinaria ubicada en El Vendrell.

¿Que es la enfermedad periodontal?

¿Que es la enfermedad periodontal?

La enfermedad periodontal es la enfermedad más común y con mayor prevalencia en los animales de compañía. Aunque parezca mentira, es más frecuente que los problemas cutáneos, ortopédicos, óticos o traumáticos. Actualmente afecta a más del 80% de los perros y el 70% de los gatos mayores de 3 años. Y muchos de nosotros las subestimamos porque las lesiones evolucionan discretamente.

La verdadera causa de la enfermedad periodontal no es el sarro, sino la placa dental. Todo el proceso se inicia con el depósito de la placa dental en la superficie del diente, la placa dental es una película orgánica formada por un acumulo de bacterias que habitan en la cavidad oral en una matriz compuesta por glicoproteínas salivares y polisacáridos extracelulares. Cuando se adhiere a la superficie del diente podremos observar que éste presenta una capa de color amarillento.

Una vez se inicia el proceso, es cuestión tiempo que progrese la enfermedad. La acumulación de esta placa acabará provocando una gingivitis, que es la inflamación de las encías, y que fácilmente podremos observar, ya que la encía que de forma normal es de color rosado, adquiere una tonalidad más rojiza e incluso puede llegar a sangrar fácilmente. La placa dental puede captar substancias minerales que se van adhiriendo y calcificando, formando así lo que denominamos sarro. Conforme se va formando la placa, ésta se introduce debajo de la encía y continúa la proliferación bacteriana, con la consecuente inflamación y liberación de toxinas y productos del metabolismo, que acabarán afectando a las estructuras de sostén del diente y produciendo lo que conocemos como enfermedad periodontal. 

Existen diferentes estadios de la enfermedad con consecuencias variables según el grado:

  • Gingivitis leve (GRADO I): es la etapa inicial, se trata de una condición reversible de la enfermedad en la que la inflamación queda confinada a la encía. Los síntomas que podemos detectar son inflamación de las encías y la aparición de una línea roja en el borde de la encía. La inflamación provocada por la placa bacteriana puede revertirse con una profilaxis dental exhaustiva y cuidados en casa.
  • Gingivitis grave (GRADO II): es la segunda fase, cuando nos encontramos en este punto ya se inicia un estado irreversible de la enfermedad, pero podemos ralentizar el progreso. Nuestra mascota sufrirá a parte de la gingivitis, un inicio de acúmulo de placa dental, que al calcificarse derivará en sarro. En este punto, empezaremos a notar un aumento del mal aliento de nuestra mascota, dada la proliferación bacteriana que liberará ácido sulfhídrico, amoníaco y endotoxinas bacterianas.
  • Periodontitis leve (GRADO III): en este estadio de la enfermedad, se inicia una etapa activa de la inflamación de las estructuras más profundas de sostén del diente. La inflamación lesionará estos tejidos provocando su destrucción. Lo que resultará en una pérdida de las estruturas de sostén de leve a moderado, además de posibles descargas purulentas derivadas de la proliferación bacteriana.
  • Periodontitis grave (GRADO IV): A medida que la enfermedad progresa, con el tiempo continuará produciéndose la pérdida de la inserción siguiendo un patrón no lineal en el que coexisten etapas activas de destrucción seguidas de etapas de quiescencia. Cuando llegamos a este punto, podemos encontrar fistulas, recesos y abscesos gingivales, movilidad de las piezas dentales e incluso pérdida de alguna de ellas. El animal sufre mucho dolor y pueden haber sangrados profusos.

Si nuestra mascota sufre de enfermedad periodontal a partir del estadio 2, es necesaria la valoración por parte de un veterinario que pautará un tratamiento inmediato y profilaxis y mantenimiento adecuado según cada caso.

Aunque la pérdida de piezas dentales sea la etapa final de esta enfermedad es muy probable que ésta ya haya causado problemas mucho antes de esto, no solo a nivel oral con lesiones locales (abscesos, movilidad y pérdida de los dientes) sino que también puede provocar lesiones inflamatorias en otros órganos como los  riñones, corazón, hígado, pulmones, etc…