Pages Navigation Menu

Clínica Veterinaria ubicada en El Vendrell.

Cómo detectar y consecuencias de la enfermedad periodontal

Cómo detectar y consecuencias de la enfermedad periodontal

Como hemos comentado en artículos anteriores, la enfermedad periodontal es una patología común y habitual en nuestros animales de compañía, y en la que su detección precoz y el tratamiento en los estadios iniciales es de vital importancia para limitar el avance y las complicaciones y la afectación de otros órganos.

Los signos de alarma son:

  • El mal aliento o halitosis
  • Coloración amarillo-marronoso en los dientes y bordes de las encías
  • Babeo
  • Bordes de las encías enrojecidos o sangrantes
  • Rechazo a la comida
  • Dificultad al masticar
  • Retroceso de las encías que deja expuestas a las raíces de los dientes
  • Dolor
  • Movilidad e incluso pérdida de piezas dentales
  • Pérdida de peso

Se recomienda examinar periódicamente la boca de tu mascota para detectar la enfermedad en las fases iniciales.

Las consecuencias de la enfermedad periodontal en los estadios avanzados  no solo se limitan a lesiones o afectaciones locales, sino que pueden invadir o dañar otros órganos

Consecuencias locales:

Pérdida de piezas dentales: Conforme se va formando la placa, ésta se introduce debajo de la encía y continúa la proliferación bacteriana, con la consecuente inflamación y liberación de toxinas y productos del metabolismo, que acabarán afectando a las estructuras de sostén del diente.

Fístulas oronasales: son una de las complicaciones más frecuentes, se produce debido a que la enfermedad periodontal progresa hacia las raíces de los maxilares que dada su localización (adyacentes y paralelas a la cavidad nasal) y al estar separadas de la cavidad nasal solamente por una fina lámina ósea, acaba afectando e incluso llegando a destruir esta estructura,  junto con la inserción del diente, provocando una comunicación entre las cavidades oral y nasal. Cuando las dos estructuras quedan comunicadas, puede que se produzca el paso de bacterias orales, alimento y otros restos de la cavidad oral a la nasal, provocando una infección en la cavidad nasal (sinusitis). Los signos clínicos que observaremos son: descarga nasal crónica (sangre o pus), estornudos, y ocasionalmente anorexia y halitosis.

Fracturas patológicas: La enfermedad periodontal crónica debilitará el hueso de las zonas afectadas. La mandíbula puede debilitarse hasta el punto de producirse una fractura. Cuando se producen estas fracturas, la consolidación y reparación de éstas suele ser muy complicada debido que no existe hueso sano suficiente y que la cirugía no siempre es posible.

Osteomielitis: es la consecuencia final de la progresión de la enfermedad periodontal. La osteomielitis oral es una zona de hueso infectado y muerto. Una vez que la zona ósea se ha necrosado, no responde de forma eficaz al tratamiento con antibióticos. Además, la infección bacteriana puede provocar septicemia.

Consecuencias sistémicas:

Las repercusiones de la enfermedad periodontal son muchas, y son mucho más graves que la pérdida de un diente. La inflamación de la encía provoca un aumento de la permeabilidad local para que las defensas del organismo puedan llegar fácilmente a la infección, pero esta permeabilidad también permite que alguna de las bacterias pase al torrente sanguíneo y puedan diseminarse por todo el organismo. Existen estudios científicos que demuestran que estas bacterias afectan y perjudican tanto al hígado como a los riñones. En medicina humana, se ha podido correlacionar la enfermedad periodontal con muchas patologías. Se ha asociado la enfermedad periodontal con un aumento en la incidencia de enfermedad respiratoria crónica y con un aumento de la resistencia a la insulina, dificultando el tratamiento de los pacientes diabéticos. Además, también se ha asociado esta enfermedad  a partos prematuros, preclamsia y otras complicaciones durante el embarazo, lo que resulta un factor muy importante a tener en cuenta para los criadores. Además, estas bacterias pueden adherirse a las válvulas cardiacas y provocar una endocarditis.

Así pues, la enfermedad periodontal no sólo es un problema dental, sino que acaba convirtiéndose en un desencadenante de consecuencias sistémicas mucho más graves.