Pages Navigation Menu

Clínica Veterinaria ubicada en El Vendrell.

Campaña para la revisión de animales de edad avanzada

Así como el tiempo pasa para todos, no es de extrañar que para nuestras mascotas el paso de los años también les afecte. Esto provoca que en estos amigos nuestros se produzcan dos situaciones simultáneamente, el envejecimiento y la aparición de enfermedades relacionadas con la edad.
El envejecimiento provoca una serie de cambios progresivos a los tejidos y además, los animales pueden sufrir enfermedades relacionadas con la edad. Estas enfermedades pueden mantenerse con una sintomatología de forma subclínica (no hay ningún signo claro de que el animal sufre una patología a simple vista) durante un largo periodo de tiempo hasta que el propietario comienza a darse cuenta.
La posibilidad de la presencia de una enfermedad subclínica debe tenerse en cuenta en animales de edad avanzada, ya que implica el ajuste en los tratamientos y el manejo.
Algunas de las enfermedades frecuentes en los perros son: la obesidad, la enfermedad periodontal, las enfermedades endocrinas (hiperadrenocorticisme, la diabetes, el hipotiroidismo), los problemas renales, las enfermedades prostáticas, las insuficiencias cardiacas, las artropatías, la artrosis y las neoplasias.
Mientras que en gatos: la obesidad, la enfermedad periodontal, las enfermedades endocrinas (diabetes, el hipetiroidisme), los problemas renales, los problemas hepáticos, la artrosis y las neoplasias.
Durante la exploración del animal es muy importante poder reconocer algunos síntomas de enfermedades frecuentes como por ejemplo, un aumento del consumo de agua, la pérdida de peso, intolerancia al ejercicio y / o el exceso de peso. Así que, es importante que cualquier signo nuevo que detecten en su animal lo deben comunicar a su veterinario. Como también es interesante pedirle pautas para poder detectar los primeros síntomas de enfermedad y hacer revisiones geriátricas periódicas.
Así que con la exploración intentaremos detectar los signos de enfermedad, esto permitirá un diagnóstico y una intervención precoz, y poder identificar los factores de riesgo en el estilo de vida del animal, como por ejemplo una alimentación inadecuada y la obtención de analíticas control para poder comparar la evolución con los siguientes controles.
Hay determinados momentos en que la revisión en un animal geriátrico es obligatoria, sobre todo en animales que deben soportar una anestesia general para cualquier tipo de procedimiento y como en el caso de animales que se les debe dar un tratamiento determinado , porque hay fármacos que podrían agravar un problema / enfermedad si no se ha detectado previamente.
Algunas de las pruebas diagnósticas que podemos emplear son:

• La analítica de orina, ya que una alteración en el análisis de la misma, puede conducirnos a la detección de problemas enmascarados.
• Una analítica completa de sangre, de forma periódica y regular, ya que una sola toma de muestra puede conducir a errores. Pero sobre todo será necesaria esta analítica si durante la exploración o en la historia / anamnesis se detecta alguna anomalía.
• Las radiografías, sobre todo de tórax, nos pueden ser muy útiles para hacer un diagnóstico precoz de los problemas cardiopulmonares más comunes.

Los controles geriátricos son extremadamente provechosos, ya que podemos descubrir nuevos problemas médicos hasta en un 80% de los pacientes explorados, y en pacientes en que no se descubra ninguna patología, siempre hay aspectos a comentar con el propietario, corregir factores en un estilo de vida inadecuado, control de peso, pautas de ejercicio …
En pacientes con una enfermedad subclínica o leve, se pueden aconsejar evitar factores de rizo, protocolos de tratamiento complementario, como por ejemplo suplementos nutricionales y planificar las visitas adecuándonos a las necesidades del animal.
Y os preguntaréis: “¿Cuál es la frecuencia adecuada de revisión geriátrica?” Pues no es tan fácil de determinar depende mucho del animal y de su estado general de salud, por eso os animamos a que lo comente con su veterinario de confianza para poder planificar un plan adecuado a las necesidades de su mascota. Algunos ejemplos podrían ser:

• Animales con problemas crónicos de riñón: cada 2 meses
• Enfermedades crónicas no complicadas: 6 meses
• Animales de más de 12 años: cada 4 meses.

Así que nos hemos de quedar con una idea bien clara:
La revisión geriátrica ayuda a identificar los problemas no reconocidos, dando lugar a su estudio, diagnóstico y tratamiento precoz. Y como consecuencia, mejoramos la calidad de vida del paciente y alargamos su esperanza de vida.