Pages Navigation Menu

Clínica Veterinaria ubicada en El Vendrell.

4 vías de infestación en nuestros perros y gatos. La importancia de la desparasitación de nuestras mascotas

Enfermedades parasitarias en Perros y Gatos

En los animales de compañía, las parasitosis además de causar serios problemas en ellos, representan una amenaza constante para la salud humana, sobre todo de los niños, ya que ellos conviven más directamente con los perros y los gatos. Es por esta razón que el control de los parásitos es indispensable.

En el humano, sobre todo en los niños, los parásitos entran por la vía oral o por la piel (hay algunas larvas de parásitos que infestan a través de la piel). Toxacara canis, que es el parásito más común en los cachorros, provoca daños en diferentes órganos del hombre y de los animales, debido a la migración que realiza la larva, ejemplo de ello son las lesiones en ojo, causando ceguera. En los E.U.,durante 1997 se diagnosticaron 10,000 casos de larvas migrantes en órganos de humanos y 700 casos de ceguera; Dipylidiumcaninum, es la tenia del perro que también causa infestaciones en el humano.

Los perros y gatos se ven atacados por diferentes tipos de parásitos. Son tres los órdenes de parásitos que los afectan:

Protozoarios, nemátodos y céstodos; de éstos los más importantes son: Protozoarios (parásitos unicelulares) como: Entamoeba histolytica, Isospora spp., Cistoisospora spp., Sarcocystisspp., Giardia lamblia y Toxoplasma gondii.

Nemátodos (parásitos redondos o gusanos) como: Ancylostomacaninum, Uncinaria stenocephala, Toxocara canis, Toxocara cati, Toxascaris leonina y Trichuris vulpis.

Céstodos (parásitos planos, tenias o solitarias) como: Dipylidiumcaninum, Echinococcus spp., Taenia taeniaeformis, Taenia pisiformis, Taenia hydatigena, Multiceps spp. y Mesocestoides spp.

Estos nemátodos y céstodos son algunos de los parásitos que por el ciclo de vida que presentan, la forma en que afectan a los animales y el peligro de transmisión al hombre (zoonosis) adquieren importancia en la economía del criador y de los propietarios.

Cada uno de estos parásitos presenta ciclos de vida diferentes, algunos con fases larvarias infestantes, otros con huéspedes intermediarios. Esto aunado a la escasa importancia que se le da a las medidas preventivas (higiene), a la falta de conciencia de la problemática y a la mala elección de los productos de tratamiento, las parasitosis se convierten en un problema serio de salud. Las vías de infestación en el perro y en el gato son 4:

Vía oral: Cuando el animal ingiere alimento contaminado con huevos o larvas infestantes (de T . canis, T. cati, Trichuris vulpis y tenias) o bien ingiere huéspedes intermediarios como insectos, roedores o aves (que transportan fases infestantes).

Vía percutánea: Este tipo de infestación es adquirida cuando las larvas infestantes (L3 Ancylostoma spp.) del parásito atraviesa la piel del huésped definitivo, migrando por su organismo, causando daño en el trayecto, lesionando órganos y sistemas hasta alcanzar el intestino, así completa su ciclode vida en la luz intestinal. El trayecto de migración es conocido como larvamigrans. Esta vía también es importante y conocida en las infestaciones humanas con el mismo parásito, sobre todo en aquellos lugares en que la temperatura y humedad (climas tropicales) favorecen su desarrollo y prevalencia.


Vía intrauterina:
 En esta vía las fases larvarias en hipobiosis de T. canis y T. cati se activan por el proceso hormonal de la hembra gestante, las cuales comienzan una fase migrante y atraviesan el útero materno, infestando a los embriones. Así los cachorros nacen con una carga considerable de larvas y parásitos que en ocasiones les producirán la muerte.

Vía galactogénica (posparto): Esta podría ser una variante de la vía oral, pero dado que la madre lo transmite a los cachorros, se considera vía indirecta y se clasifica en un inciso separado. Las larvas hipobióticas que están contenidas en las masas glandulares se activan con las hormonas (oxitocina y prolactina) y salen con la leche directamente al sistema digestivo del recién nacido, adquiriendo los parásitos que se harán adultos y cerrarán el ciclo.

Es importante mencionar que las larvas hipobióticas son un estado de letargo parasitario ( T. canis y T. cati) que se estimulan con los cambios de hormonas, los cambios de temperatura y los estados de estrés.

Los parásitos de los perros y gatos tienen diferentes periodos de prepatencia (tiempo necesario que transcurre entre la infestación o ingreso del parásito al huésped y la producción de nuevos huevos infestantes).

Debido a la diversidad de parásitos que afectan a los perros, es de suma importancia establecer calendarios de desparasitación con el producto que tenga un espectro lo suficientemente amplio para atacar a la mayoría de los parásitos y que no sea tóxico para el animal.

Ese producto es Drontal Plus en tabletas.

Drontal Plus ha demostrado una alta eficacia contra todo tipo de parásitos que afectan al perro:

Tipo de parásito
Ancylostoma caninum
Toxacara canis
Trichuris vulpis
Taenia hydatigena
Uncinaria stenocephala
Toxascaris leonina
Dipylidium caninum
Eficacia en %
95
100
95
93
92
100
100

No existe otro producto en el mercado que tenga un espectro de eficacia tan amplio como Drontal Plus. Para el control de los parásitos se recomienda desparasitar con el siguiente calendario:

Hembras para cría, perras y gatas: a la monta, al parto, a las 4 semanas posteriores al parto (conjuntamente con los cachorros) y cada 3 meses.

Perros y gatos adultos: cada 3 meses.

Cachorros: al destete (al mes de edad aproximadamente), cada 15 días (2 semanas) hasta los 3 meses de edad del cachorro, una vez al mes de los 3 a 6 meses de edad y posteriormente cada 3 meses (en zonas con alta infestación [lugares con piso de tierra, arena o concurridos por otros perros] se recomienda la desparasitación en forma mensual).

Adquisición de nuevas mascotas (cachorros y/o adultos de perros y gatos): desparasitar inmediatamente al llegan al hogar, repetir en 2 semanas y continuar una vez cada 3 meses.

Por los diferentes ciclos de vida que presentan los parásitos, sus periodos de prepatencia, los hábitos de higiene y la constante exposición a las reinfestaciones es recomendable considerar los siguientes puntos en los calendarios de desparasitación.

1. Recuerde que la infestación parasitaria en los animales de compañía son muy comunes y pueden afectar seriamente la salud de ellos.

2. Los perros jóvenes (cachorros) son a menudo infestados antes y/o poco después del nacimiento (vías intrauterina y galactogénica).

3. Las infestaciones parasitarias comúnmente se detectan después de que éstas han ocurrido (se arrojan parásitos adultos junto con las heces).

4. Un examen coproparasitoscópico negativo no significa que el perro esté libre de parásitos. Las larvas latentes de nemátodos presentes (larvas hipobióticas) alojadas en los músculos no pueden ser detectadas en el periodo de prepatencia y algunas hembras adultas de parásitos no oviponen diariamente.

5. En nuestro país, el riesgo de infestación directa del medio ambiente es constante.

6. La presencia de huéspedes intermediarios (insectos, aves, roedores, etc.) juegan un papel importante en la transmisión de las parasitosis.

7. Los parásitos de los perros y los gatos pueden infestar a los humanos (zoonosis).

 

Fuente http://www.bayersanidadanimal.com.mx/index.php?art_id=51&categ=33&expand=29/30/33&file=view_article.tp